¿Por qué MasterCard adoptó Bitcoin?

MasterCard ya es parte de la familia. Luego del anuncio de PayPal y Visa, a la gigante financiera no le quedó más opción que subirse al bus. Todavía no sabemos todos los detalles, pero la iniciativa se sumó a la serie de noticias favorables para Bitcoin. El reciente aumento del precio se relaciona a este tipo de anuncios, anuncios que han invadido al ecosistema en los últimos meses. Ahora bien, ¿por qué MasterCard adoptó Bitcoin realmente? 

En un primer impulso, yo diría que MasterCard está adoptando Bitcoin por moda. Es decir, todas las gigantes financieras tienen sus planes al respecto y MasterCard no se puede quedar por fuera. O sea, se podría decir que la entrada de MasterCard no ha sido un paso visionario hacia lo desconocido. De hecho, ha sido una reacción tardía. Anunció sus planes, porque todos ya han anunciado sus planes. Entendieron perfectamente que el cliente lo pide y la competencia ya lo tiene. Para nadie es un secreto que la revolución fintech está presionado a los viejos operadores. Últimamente, han surgido muchísimas formas de pago nuevas. Y los clientes quieren todos los platos del menú al alcance de un click. El pluralismo es la verdadera tendencia. 

Sigue leyendo: Nuestros próximos mejores amigos: Los bancos

MasterCard, para sobrevivir, debe evolucionar con los tiempos. Y eso significa diversidad de opciones y cierta interoperabilidad dentro de tanta diversidad. Visa, MasterCard, PayPal, Square, Google Pay, Apple Pay, Bitcoin, etc. Todo es parte del mismo universo. El usuario de hoy se mueve en un mundo sumamente mixto. O sea, maneja varias formas de pago de manera simultánea.  Y pasa fondos de una a otra en un abrir y cerrar de ojos. La meta es la conveniencia. No hay agenda política. Lo que predomina es la usabilidad. Definitivamente, no se piensa (a diferencia de la ortodoxia bitcoiner) en términos totalitarios. Aquí no se está planteando un sistema único que destruirá a todo lo demás. Lo que se quiere es múltiples opciones. 

Claro que Bitcoin en la actualidad está funcionando como una forma de pago parcial. Por el momento, está funcionando más como un activo especulativo/inversión. Sin embargo, se usa Bitcoin, sobre todo después de un alza, para pagar viejas deudas, para el consumo diario, para obtener divisas o para darse un lujo. Es decir, se compra Bitcoin principalmente como inversión. Pero, en ocasiones, cuando resulta conveniente, se hacen pagos con Bitcoin. Es decir, los pagos son una función secundaria. La lógica dice que estos “pagos” con Bitcoin deben reducirse a un mínimo, por el simple hecho de que no es sensato pagar con un instrumento que sube de precio constantemente. Sin embargo, a veces, por necesidad o por estrategia, se puede vender Bitcoin para hacer pagos. 

El dogma nos advierte que Bitcoin es principalmente una forma de pago descentralizada. Los Roger Vers de este mundo nos empujan por los oídos esta doctrina. Sin embargo, los hechos hablan por sí solos. La doctrina es una cosa, pero las prácticas comunes del usuario promedio suelen ser otras. Mejor dicho, a veces hay que dejarse de tanta palabrería y reconocer la realidad. Bitcoin es un activo especulativo. La gente está comprando Bitcoin para mejorar el rendimiento de sus portafolios. Aquí no hay romanticismo que valga. Bitcoin es Wall Street en esteroides. Así lo ve la gente. Así se lo demuestra la evidente. Y así es. 

Como dinero (en el sentido tradicional del término), Bitcoin es demasiado volátil, limitado y lento. Podría funcionar.  Pero funciona mejor de forma combinada. Es decir, yo tengo Bitcoin. Y vendo algunos satoshis para, luego, realizar el pago en dólares o cualquier otra divisa. Por ejemplo. En la práctica, estoy implementando un sistema mixto. Bitcoin es una inversión para mí, pero eso no quiere decir que de vez en cuando no pueda vender parte de ese patrimonio para hacer algunos pagos. Técnicamente hablando, podría hacer lo mismo con las acciones de Tesla o Amazon. ¿Son las acciones de Tesla o Amazon dinero en el sentido convencional? Claro que no. Sin embargo, los dogmáticos insisten en colocar a Bitcoin a la par del dólar y el euro. 

En el fondo, todos sabemos que Bitcoin es un activo para la inversión. La doctrina es un componente emotivo. Sin embargo, la realidad es más clara que un cielo azul. La atención de la comunidad toda no yace en los puntos de adopción. Es obvio que nuestra atención está en el precio. Los titulares más populares incluyen el tema del precio. Y la fraseología usada es comparable al idioma de los operadores de Wall Street. Si Bitcoin fuera una forma de pago, se hablaría más como la gente de PayPal y Square. Las noticias más relevantes girarán en torno a los nuevos usuarios y el número de transacciones. Ahora bien, ¿Cuál es la noticia más relevante en el caso de un activo especulativo? Su precio. 

Dicen algunos que en la medida que la Lightning Network crezca en confiabilidad, la adopción Bitcoin por parte de MasterCard se hará inconsecuente, porque el usuario preferirá usar Bitcoin directamente, prescindiendo de la necesidad de un intermediario. En lo personal, lo dudo. Por una sencilla razón. MasterCard no solo es una forma de pago. Es también un proveedor de crédito. Y la Lightning Network por sí sola no ofrece crédito. He ahí el detalle con los intermediarios. Muchos de ellos ofrecen servicios sumamente valiosos. La ortodoxia presenta un mundo de solo Bitcoin. Bitcoin, único e inigualable. Pero el público se asfixiaría con esa realidad tan monolítica.  

Las gigantes financieras y las Big Tech han dado el gran salto al fintech. Este es un sector diverso y rico, repleto de opciones y productos. Todos tenemos nuestro cereal favorito. Sin embargo, preferimos que en el supermercado haya muchos tipos de cereales. Nos gusta tener opciones. Bitcoin no es una panacea. El carro bueno para las carreras tal vez no sea el mejor para los caminos de barro. La diversidad es mejor que las utopías románticas.

En lo personal, prefiero los sistemas mixtos. Me gusta invertir en Bitcoin, pero también me gusta tener algo en dólares y otros instrumentos. En lo que corresponde a los pagos, prefiero realizar mis pagos en moneda local. Me encanta el efectivo, por ejemplo. Pero los pagos con tarjeta o transferencia también son buenos. Mi opción predilecta es tener muchas opciones. Y uso la forma más conveniente posible para cada situación. Me parece genial que MasterCard esté por ofrecer la opción Bitcoin. Espero poder usar el servicio muy pronto. 

Fuente: es.cointelegraph.com

¿Listo para dar el siguiente paso?

OlamFX te invita a que te eduques y documentes de forma profesional en los mercados financieros, y prepares las estrategias que mejor se ajusten a tu forma de operar.
La efectividad de las estrategias es tu responsabilidad, ya que no existe forma fiable de corroborar la ejecución de tus métodos.
Recuerda que en el Trading es posible obtener resultados positivos pero también existen algunos riesgos como la pérdida parcial o total de tu inversión.