Los traders chinos recurren a plataformas OTC en medio de las restricciones reguladoras

Las amenazas del gobierno central de China parecen haber hecho poco para aplacar la demanda local de criptomonedas.

Mientras Pekín intenta regular y reprimir el auge de las criptomonedas, los traders chinos han estado evadiendo la restricción reglamentaria mediante el uso de plataformas de trading extrabursátiles (OTC).

Según un informe del 31 de mayo publicado por Bloomberg, se ha producido un aumento significativo en el uso de plataformas OTC desde que China anunció su última ofensiva a principios de este mes; el endurecimiento de las restricciones les prohíben a las instituciones financieras y a las empresas de pago prestar servicios relacionados con las criptomonedas.

Mientras Pekín intenta regular y reprimir el auge de las criptomonedas, los traders chinos han estado evadiendo la restricción reglamentaria mediante el uso de plataformas de trading extrabursátiles (OTC).

Según un informe del 31 de mayo publicado por Bloomberg, se ha producido un aumento significativo en el uso de plataformas OTC desde que China anunció su última ofensiva a principios de este mes; el endurecimiento de las restricciones les prohíben a las instituciones financieras y a las empresas de pago prestar servicios relacionados con las criptomonedas.

Una de las preocupaciones que impulsan la represión de las criptomonedas en China es la salida de capitales, que se ha considerado un estímulo para las últimas medidas de represión del sector. Bloomberg especuló que el comercio OTC no plantea los mismos riesgos de fuga de capitales asociados a los exchanges típicos, lo que sugiere que los entes reguladores podrían no ser tan severos a la hora de tratar el sector.

“Dado que la parte en yuanes de las operaciones [OTC] se realiza íntegramente en el sistema financiero nacional de China, el riesgo de que se produzcan salidas de capital a gran escala es bajo”, indica el informe.

El cambio de China a los mercados OTC refleja la situación de finales de 2017, cuando el Estado impuso por primera vez la prohibición de los exchanges de criptomonedas. Se cree que los traders chinos siguen representando una parte importante del comercio mundial de criptomonedas a pesar de la represión, ya que los analistas estiman que China poseía el 7% del Bitcoin del mundo y representaba aproximadamente el 80% del comercio antes de la represión de 2017.

La última ola de restricciones impuestas por el gobierno también ha puesto en el punto de mira a las operaciones de minería de criptomonedas. Varias empresas, como Huobi y OKEx, han detenido sus operaciones de minería local y sus servicios de minería para los clientes chinos.

Como resultado, la dificultad de minado de Bitcoin cayó un 16% el domingo hasta los 21 billones, su mayor descenso este año. La dificultad de minado proporciona una estimación de la potencia computacional necesaria para producir nuevos BTC.

La red ajusta automáticamente la dificultad una vez por quincena, en respuesta a los niveles de competencia entre los mineros. Cuanto más baja, menos competencia hay, lo que sugiere que muchos ya han apagado sus equipos.

Fuente: es.cointelegraph.com