OPV

¿Qué es una OPV?

Cuando una empresa realiza una OPV (oferta pública de venta), esta pone a la venta sus acciones de forma pública a través de una salida en bolsa. Antes de una OPV, la empresa se define como «privada» porque sus acciones solo están disponibles para los primeros inversores. Después de una OPV, la titularidad de acciones se abre a un mercado más amplio. Por eso, POV también se conoce como salida en bolsa u oferta pública inicial.

Cuando una empresa se embarca en una OPV, crea una lista de un número de acciones determinado en la bolsa de valores para incrementar la el capital de inversión. Las OPV es una de las diversas maneras en que las sociedades pueden ampliar su capital. Otras posibilidades consisten en buscar nuevos inversores, acordar aportaciones de los socios o invertir los beneficios no distribuidos.

Ventajas y desventajas de una OPV

Ventajas de una OPV

Una OPV efectiva puede recaudar cantidades ingentes de capital. Un ejemplo de una OPV se dio cuando Alibaba empezó a cotizar en la Bolsa de Nueva York (NYSE) en 2014, e incrementó su capital unos 20 000 millones de dólares. Cotizar en bolsa ayuda a mejorar la exposición, el prestigio y la imagen pública de la empresa, por lo que una OPV puede aumentar sus ventas y sus futuras ganancias, y ofrecer una valoración más precisa de una acción.

Para los inversores, cotizar en bolsa puede ser un buen método para comprar acciones de una empresa (o abrir una posición en la trayectoria de su precio). Una OPV también aumenta la liquidez de mercado, lo que hace las órdenes de los compradores y vendedores se rellenen de manera más fácil.

Desventajas de una OPV

Si una empresa cotiza en bolsa, se encuentra sujeta a los requisitos legales del mercado financiero en cuestión. Esto implica que es necesario revelar información financiera que puede ser útil para empresas competidoras, como la contabilidad, los impuestos y beneficios.

A pesar de que la difusión de información es una desventaja para las empresas, para los inversores supone un análisis fácil de la empresa y de la trayectoria de sus acciones, ya que la información ya está disponible.

Una OPV conlleva costes elevados y exige que la empresa que prepara su salida a bolsa se someta al escrutinio de la opinión pública. También, existe la posibilidad de que se necesite financiación si el mercado no está de acuerdo con el precio de la OPV, lo que puede causar que el precio de la acción baje en el mismo momento. La salida a bolsa puede ser una cuestión bastante costosa para una empresa.

¿Listo para dar el siguiente paso?

OlamFX te invita a que te eduques y documentes de forma profesional en los mercados financieros, y prepares las estrategias que mejor se ajusten a tu forma de operar.
La efectividad de las estrategias es tu responsabilidad, ya que no existe forma fiable de corroborar la ejecución de tus métodos.
Recuerda que en el Trading es posible obtener resultados positivos pero también existen algunos riesgos como la pérdida parcial o total de tu inversión.