Halcones y palomas

¿Qué son los halcones y las palomas en política monetaria?

Halcones y palomas son los términos utilizados para categorizar a los responsables políticos y a los asesores del comité de un banco central por su probable decisión de voto. Los analistas e inversores suelen utilizarlos antes de las reuniones de política monetaria para ayudar a anticipar el resultado de una votación.

¿Qué significa ser un «halcón»?

Los halcones votan a favor de una política monetaria más restrictiva, lo que implica tipos de interés más altos, con el objetivo de mantener inflación bajo control. Esto suele ocurrir a expensas del crecimiento económico, pues los tipos de interés más altos desalientan el endeudamiento y fomentan el ahorro.

Los tipos de interés más altos tienden a tener un impacto negativo en las acciones y los índices de la economía afectada, ya que los inversores venden activos en favor de inversiones de menor riesgo que todavía ofrecen grandes rendimientos. Esto, a su vez, puede hacer que la divisa de la economía suba.

Halcones notables

A modo de ejemplo, las palomas tienden a estar a favor del quantitative easing, o expansión cuantitativa, como una forma de estimular la economía. Por el contrario, los halcones suelen oponerse al quantitative easing, considerándolo una distorsión de los mercados de activos.

Es importante constatar que los aprendizajes de halcón o paloma de una persona no son inmutables. Por ejemplo, se decía que Alan Greenspan, presidente de la Reserva Federal de los EE. UU. entre 1987 y 2006, era un halcón cuando tomó posesión por primera vez del cargo. Sin embargo, a lo largo de la década de 1990, los puntos de vista de Greenspan cambiaron para reflejar más bien la ideología de las palomas.

Los responsables políticos y los asesores que permanecían pasivos o no adoptaban una posición completamente de halcón o paloma, se denominan pigeons o centristas.

¿Qué significa ser una «paloma»?

Las palomas están a favor de una política monetaria más flexible, que mantenga los tipos de interés bajos con el objetivo de impulsar el crecimiento económico. Esto debería aumentar el gasto, beneficiando a la economía y aumentando el empleo, pero podría conllevar el riesgo de aumentar la inflación.

Los tipos de interés más bajos tienden a animar a los inversores a trasladar su capital a activos de mayor riesgo y a desincentivar el ahorro. Esto puede tener un efecto positivo en las acciones y los índices de una economía, pero un efecto negativo en su divisa.

¿Listo para dar el siguiente paso?

OlamFX te invita a que te eduques y documentes de forma profesional en los mercados financieros, y prepares las estrategias que mejor se ajusten a tu forma de operar.
La efectividad de las estrategias es tu responsabilidad, ya que no existe forma fiable de corroborar la ejecución de tus métodos.
Recuerda que en el Trading es posible obtener resultados positivos pero también existen algunos riesgos como la pérdida parcial o total de tu inversión.