Cristalización

La cristalización es la venta de un activo con el fin de concretar ganancias o pérdidas de capital. Cuando un inversor compra un activo, cualquier aumento o disminución en el precio de mercado no se traducirá automáticamente en ganancias o pérdidas, lo que solo es patente una vez se haya cerrado la posición.

Una vez se haya cristalizado la posición, el impuesto a la inversión se aplicará a las ganancias, por lo que los inversores pueden decidir cristalizar sus posiciones de manera estratégica. Sin embargo, las pérdidas de capital pueden ser compensadas con cualquier ganancia para reducir el impuesto pagado al final del año.*

La cristalización en sí no es un problema, pero sí existe discordia en torno a lo que hace el inversor después de cristalizar una posición. El problema se da cuando un inversor o un negocio cierra su posición y abre otra idéntica inmediatamente. Al hacer esto, son capaces de equilibrar el valor neto de sus activos, ya que obtienen rápidamente ganancias o pérdidas sin perder la posición que creen que aún les aportará más beneficios.

Sin embargo, la mayoría de los países tienen normas fiscales para evitar que este tipo de prácticas tengan lugar (como, por ejemplo, no poder reclamar deducciones fiscales si ha comprado las acciones en 30 días).

Ejemplo de cristalización

Pongamos el ejemplo de que un inversor tiene 100 acciones en la empresa ABC y que se compraron en 2017 por 50 € cada acción. Al año siguiente, el precio de la acción ha incrementado de manera drástica a 180 € por acción, por lo que las ganancias de capital serían (180 € -50 €) x 100 = 13 000 €. El inversor decide cristalizar la posición, lo que implica que cierra la posición y obtiene los beneficios.

Las ganancias en esta posición de ABC están sujetas a impuestos, lo que es equivalente al impuesto sobre la renta ordinario del inversor*. Si los impuestos sobre los beneficios de capital son del 20%, esto significa que el inversor pagaría 2600 € y obtendría unos beneficios de 10 400 €.

Sin embargo, el inversor también tiene una posición en 50 acciones de la empresa XYZ, al mismo tiempo que las tiene en ABC. A pesar de que las acciones se hayan comprado por 80 € por acción en 2017, estas han bajado su precio a 20 € cada una, por lo que la pérdida de capital es de (20 € – 80 €) x 50 = -3000 €. El inversor decide cristalizar su pérdida de capital por la inversión para deducir las ganancias de los impuestos.

En lugar de declarar una ganancia de capital del 13 000 €, el inversor podría restar su pérdida de capital para declarar una cantidad de 10 000 €. Los impuestos sobre las ganancias de capital se reducirían y el inversor solo pagaría 2000 €.

Información Importante

Bienvenidos a olamfx antes de entrar a nuestra pagina le recordamos que no somos asesores financieros, somos tutores para enseñar las tendencias de las finanzas. Sin embargo lee el siguiente mensaje:

La información de estas páginas contiene declaraciones a futuro que implican riesgos e incertidumbres. Los mercados e instrumentos descritos en esta página son solo para fines informativos y de ninguna manera deben ser una recomendación para comprar o vender estos activos. Debe hacer su propia investigación exhaustiva antes de tomar cualquier decisión de inversión. OlamFX no garantiza de ninguna manera que esta información esté libre de errores o incorrecciones materiales. Tampoco garantiza que esta información sea oportuna. Invertir en mercados abiertos implica un gran riesgo, incluida la pérdida de la totalidad o una parte de su inversión, así como angustia emocional. Todos los riesgos, pérdidas y costos asociados con la inversión son su responsabilidad. Los puntos de vista y opiniones expresados en cualquiera de nuestros artículos son los de los autores y no reflejan necesariamente la política o posición oficial de OlamFX.

Translate »