Contrato de futuro

Un contrato de futuro es un acuerdo legal entre dos partes para operar un activo a un precio predefinido, en una fecha específica en el futuro. Los contratos de futuros se negocian en bolsas y pueden utilizarse para ganar exposición a una variedad de activos, tales como materias primas o índices. Se les conoce comúnmente como «futuros».

¿Cómo funciona un contrato de futuro?

Los contratos de futuros están estandarizados para especificar la calidad y cantidad del activo subyacente. Cuando un inversor compra un contrato de futuro está asumiendo la obligación de comprar el activo subyacente, al precio acordado, cuando expira el contrato de futuro. Y cuando un inversor vende un contrato de futuro, está obligado a vender el activo por el precio acordado en la fecha de vencimiento.

Mientras que algunos futuros requerirán que el propio activo físico cambie de manos, otros se pueden liquidar en efectivo. Cuando los inversores liquidan en efectivo, intercambian el precio dictado en el contrato, que puede diferir del precio actual del mercado.

Todos los contratos de futuros tienen una fecha de vencimiento: la fecha en la que el activo subyacente tiene que ser entregado en el futuro. Esto difiere del precio «al contado», que es el precio de un mercado si la operación se va a completar ese día.

Los productores de materias primas suelen utilizar futuros para garantizar el precio de su producto antes de la venta, ya que representan una forma de fijar el precio de un activo a largo plazo, manteniendo los precios estables. Sin embargo, la mayoría de los comerciantes al por menor compran futuros con la intención de venderlos de nuevo a un precio más alto y obtener beneficios. A menudo se utilizan, o bien, como cobertura contra otras operaciones, o bien puramente por especulación.

Ejemplo de contratos de futuro

Supongamos que estás interesado en el trading del DAX, que tiene un precio de compra actual de 10.700€. Crees que si el mercado rompe el nivel de precios de 10.750€, continuará subiendo, de modo que decides usar un contrato de futuro para comprar a 10.750€ en un plazo de dos meses.

En la fecha de vencimiento, si el DAX cotizaba a 10.770€, podrías ejecutar tu contrato de futuro para comprar al precio acordado de 10.750€ y obtener un beneficio. Sin embargo, si el mercado hubiera caído, o nunca hubiera alcanzado el nivel de 10.750€, aun así, tendrías que pagar la cantidad acordada y sufrirías una pérdida.

El tamaño del beneficio o pérdida depende del número de contratos negociados y del valor de cada contrato por punto básico de movimiento. depende del número de contratos negociados y del valor de cada contrato por punto básico de movimiento.

¿Listo para dar el siguiente paso?

OlamFX te invita a que te eduques y documentes de forma profesional en los mercados financieros, y prepares las estrategias que mejor se ajusten a tu forma de operar.
La efectividad de las estrategias es tu responsabilidad, ya que no existe forma fiable de corroborar la ejecución de tus métodos.
Recuerda que en el Trading es posible obtener resultados positivos pero también existen algunos riesgos como la pérdida parcial o total de tu inversión.